Cirugía

Sonocirugía

LinkedIn Whatsapp

Sonocirugía. La técnica más precisa para tratar tu lesión en el tendón.

Te duele la rodilla y no sabes por qué. Ese tobillo te está dando la vara sin razón aparente. Ya has visitado a tu médico, te ha hecho una ecografía y el diagnóstico parece claro: una tendinopatía.
Las opciones de tratamiento a seguir que te dan sin embargo ya no son tan claras. Hay quien te dirá que reposes y hay quien abogará por la cirugía con el riesgo de abrir, inspeccionar con o sin una cámara, no encontrar todos los puntos de afectación y cerrar sin haber solucionado el problema.
Y ojo, porque con “cerrar” no acaba todo. El quirófano es una opción más agresiva para los tejidos que otros tratamientos, y conlleva una rehabilitación más compleja. Si con todo ello te sigue doliendo…¡maldita la gracia que te hayan operado! Puede que la sonocirugía, sea tu solución.

Qué le pasa a tu tendón

Las lesiones en los tendones -especialmente el rotuliano y el de Aquiles- son muy frecuentes. Suelen producirse más en personas que practican deportes en los que hay mucho impacto contra el suelo como el baloncesto o el voleibol, aunque cualquiera las podemos acabar sufriendo. El tendón es un tejido que permite extender las articulaciones. Cuando trabaja demasiadas veces, puede estresarse por repetición y provocar desgarros.

Entonces es cuando empieza a dolerte la zona solo cuando practicas deporte. Paras un tiempo. Cuando vuelves a correr y a saltar estás unos días sin dolor, pero las molestias acaban reapareciendo. Y como te apasiona lo que haces, sigues forzando hasta que llegas al punto en que te duele cuando haces otras actividades cotidianas. ¡Maldita tendinopatía! Si los médicos pudieran saber exactamente en qué puntos está dañado mi tendón…

Y entonces, ¿qué hace la sonocirugía?

La sonocirugía es la mejor manera para operar el tendón. Una ecografía es la fórmula más eficaz para explorarlo.
La ecografía nos permite ver en qué estado se encuentran las fibras del tendón, detectar si hay pequeños desgarros, si hay hipervascularización o vasos sanguíneos anómalos, ect. Y nos deja verlo en directo y mientras movemos el transductor.

De este modo, desde la primera exploración de la zona afectada, se puede hacer una evaluación de la lesión y ver cómo responden los distintos tratamientos. Con la ayuda de la ecografía podemos diagnosticar, hacer el tratamiento guiado y el seguimiento. Así, y con un complemento de ejercicios específicos, en ReSport Clinic logramos curar más de un 90% de las lesiones de este tipo.

Cuando el amplio abanico de opciones no ha dado el resultado esperado de curación, es cuando aplicaremos la sonocirugía. Con la combinación de la artroscopia -hacer unos pequeños agujeros para entrar con una cámara e instrumental quirúrgico- y la ecografía, se mantiene un control muy elevado de donde está operando el traumatólogo en cada momento y cuáles son las zonas lesionadas. Con la artroscopia solamente muchas veces no se detectan todos los puntos afectados porque la lesión está dentro del mismo tendón.

En estos videos podemos ver como estamos haciendo una limpieza del tendón rotuliano mediante artroscopia y a la vez estamos controlando todo el proceso por ecografía.

 

Y luego también hay mucha mejoría en la recuperación. Además de tener una tasa de éxito mayor, al tratarse de una cirugía muchísimo menos invasiva, tu recuperación del paciente es notablemente más rápida.

Si notas molestias en tus tendones, no dudes en venir a ReSport Clinic. Sabremos cómo ayudarte.  ¡Espero tu opinión/ comentarios en el post!

Escribe un comentario