Lesiones Músculo - Tendón

Epicondilitis o codo de tenista

LinkedIn Whatsapp

En ReSport Clinic atiendo diariamente a pacientes con lesiones musculares y de tendones. En este blog he escrito algunos artículos sobre lesiones muy habituales en deportistas como la tendinitis rotuliana, la fascitis plantar o inflamaciones en el manguito de los rotadores.  Hoy voy a hablarte de la epicondilitis lateral externa, o también conocida de forma popular como “codo de tenista”.

Esta lesión se produce cuando los tendones del codo se sobrecargan, frecuentemente por movimientos repetitivos de la muñeca y el brazo. La causa es la contracción repetida de los músculos del antebrazo que utilizas para extender y elevar tu mano.

Como pasa con otra lesiones del tendón puede que la afectación no te provoque dolor durante buena parte del día pero aparece cuando haces trabajar la zona lesionada y te impide practicar tu deporte favorito.

Causas y factores de riesgo, síntomas, diagnóstico, ejercicios y fisioterapia para conocer más sobre el codo de tenista y evitar una lesión crónica o una posible cirugía.

¿A quién afecta el codo de tenista? Factores de riesgo

Como su nombre indica son propensos a sufrirlo los jugadores de tenis, así como también a los de pádel, o golf (aunque el golfista sufre más en la cada medial del codo), y todos aquellos deportistas que realizan muchas repeticiones de esta articulación.

Para que te hagas una idea, piensa que cualquier actividad que aunque no requiera mucha fuerza implique repetición de movimientos del codo, es más propensa a desarrollar la lesión. Así pues, podríamos hablar de los siguientes factores de riesgo:

  • Algunos deportes como el tenis, el pádel, o el beisbol
  • Pintar
  • Atornillar y desatornillar
  • Cortar ingredientes para cocinar, especialmente la carne
  • El uso repetitivo del ratón y teclado del ordenador
  • La edad: es más frecuente en adultos de entre 30 y 50 años

¿Qué síntomas tiene la epicondilitis?

Pese a que el dolor del codo de tenista principalmente se manifiesta en esta articulación, donde los tendones de los músculos del antebrazo se unen a la protuberancia ósea en el exterior del codo, también se puede propagar al antebrazo y la muñeca.

En función del nivel de gravedad de la lesión, puede no solo afectarte cuando practiques deporte sino también en acciones tan cotidianas como dar la mano, sostener una taza de café o girar el pomo de una puerta.

¿Cómo se diagnostica?

Cuando visites a tu traumatólogo de referencia es posible que para diagnosticar tu dolencia te aplique presión en la parte afectada o te pida que pongas el codo, la muñeca y los dedos en diversas posiciones.

Además de revisar tu historial clínico y de la exploración física, una ecografía le permitirá tener información para conocer el estado de tus tendones.

¿Cómo tratar un codo de tenista?

Como ya te he explicado con otras lesiones, lo mejor que puedes hacer para no sufrirlas es tratar de evitarlas. Si juegas a tenis o pádel, eres pintor, carpintero o carnicero, o utilizas a menudo el codo debes tomar una serie de precauciones.

Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios para estirar y fortalecer gradualmente los músculos, en particular los del antebrazo. Los ejercicios excéntricos, donde bajas tu muñeca muy lentamente para luego de subirla, son particularmente útiles. Además, existen vendajes funcionales (kinesiotape) para el antebrazo puede ayudarte a reducir la tensión sobre el tejido lesionado.

De menos a más intervencionistas, estas son las técnicas y tratamientos para tratar tu codo de tenista:

  • Fisioterapia manual para reducir la tensión de los tejidos y la contractura muscular. 
  • Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento. Los ejercicios de estiramiento estables y regulares te ayudan a elongar la unidad de músculo y tendón, y pueden reducir los espasmos musculares que sufres. Es importante que evites que el brazo rebote durante el estiramiento.
  • Hipertermia profunda (Indiba). Mediante la aplicación de calor a los tejidos con una frecuencia específica, el fisioterapeuta estimula los tejidos afectados.
  • Electrólisis Ecoguiada (USGET). Con un ecógrafo al lado, el traumatólogo bajo anestesia local para evitar el dolor, logra estimular el tejido que se encuentra en una fase crónica para que se posicione en fase de curación nuevamente desencadenando todo el proceso de regeneración.
  • Plasma Rico en Plaquetas (PRP). También conocidos como factores de crecimiento. Se aplica a la zona afectada una concentración muy alta de plaquetas  extraídas de la propia sangre del paciente que potencia la respuesta reparativa, antiinflamatoria y analgésica de los tejidos dañados.

Si los síntomas no mejoran tras un período de entre 3 meses aplicando de forma correcta este tipo de tratamientos, habrá que pasar por el quirófano para tratar el tejido dañado y las posibles lesiones asociadas. En función de cómo sea la lesión, la incisión será mayor o menor. Esto lo determinará el médico en su momento. En cualquier caso, debes tener claro que tras la operación, son muy importantes los ejercicios de rehabilitación para llegar a una recuperación completa.

Sea como sea tu dolor en el codo, en ReSport Clinic somos especialistas en este tipo de lesiones y te ayudaremos a curarla.

Escribe un comentario